Constituyente de la región ve como algo positivo y necesario el anuncio del Gobierno para una convocatoria nacional e internacional para atraer nuevos operadores adjudicando contratos especiales de operación del litio.

De acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos​​ (USGS), Chile posee las mayores reservas de litio del mundo, las que alcanzan las 9,2 MM de toneladas. Pese a esto, nuestro país dejó de ser el actor principal de este mercado, que lideró hasta 2012, pasando a ocupar el segundo puesto tras Australia, y de no aumentar su producción en los próximos años también cederá el segundo lugar a China.

Ante este escenario, el Gobierno lanzó una convocatoria nacional e internacional para atraer nuevos operadores adjudicando contratos especiales de operación del litio (CEOL) para explorar y producir 400.000 toneladas de litio metálico comercializable.

Al respecto, el convencional constituyente de la región de Antofagasta e integrante de la comisión de Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Naturales Comunes y Modelo Económico, Pablo Toloza, se manifestó a favor de esta iniciativa, criticada y cuestionada por algunos sectores de oposición.

“Se hace necesario aumentar la producción de litio, en nuestro país, puesto que sólo dos empresas están actualmente explotándolo, SQM Salar y Albemarle.Por su parte Codelco está en la búsqueda de socios para su desarrollo en el Contrato Especial de Operación (CEOL) ya otorgado en el Salar de Maricunga (Región de Atacama), de manera tal que era necesario que el Gobierno, a través de un proceso transparente y a nivel mundial, busque a más actores a extraer este mineral”, explicó el constituyente.

En este sentido, Toloza añadió que la iniciativa del Gobierno espera explorar y producir unas 400.000 toneladas de litio, pues las proyecciones indican que la demanda se cuadruplicará a 2030 por efecto de la electromovilidad.

“Este mineral es considerado esencial para la transición energética del mundo que es fundamental para combatir la crisis Climática que enfrenta el planeta. Se estima que la demanda mundial se cuadruplicará a 2030 por efecto de la electromovilidad. Tenemos como país la obligación de ser más competitivos teniendo siempre como metas que este desarrollo sea cada vez más sustentable”, precisó Pablo Toloza.

Es así que el también abogado es enfático en aclarar que al 2030 la demanda de litio alcanzará 1,8 millones de toneladas, mientras que la oferta a nivel mundial sólo será de 1,5 millones.

“Ahora es el momento de coordinar todos los esfuerzos, desde todos los sectores políticos del país, para no desaprovechar esta oportunidad y retomar el protagonismo en el mercado del litio, pero siempre desde una perspectiva sustentable, responsable y preservando nuestros recursos naturales. Ese es mi compromiso en la Convención Constitucional como integrante de la comisión de Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Naturales Comunes y Modelo Económico”, finalizó.